8 consejos para mejorar la pronunciación en inglés

La pronunciación es el mayor problema con el que se encuentran los "no nativos" a la hora de estudiar inglés. Cuando se estudia inglés se subestima la importancia de la pronunciación y los estudiantes dan prioridad a la gramática, el vocabulario, etc. Sin embargo, este error puede provocar muchos errores en la comunicación y el entendimiento cuando se mantienen conversaciones.

Si estudias inglés tienes que dar la misma importancia a todos los aspectos del idioma. Aunque si lo que quieres es poder hablar lo antes posible y comunicarte sin problemas en inglés, te recomendamos que le des prioridad al estudio de la pronunciación. Mejorar la pronunciación no es fácil y necesita mucha práctica y constancia, ya que requiere que cambies el chip a la hora de hablar y escuchar, y que cambies y adquieras nuevos sonidos.

A continuación te dejamos algunos consejos para corregir los malos hábitos y mejorar tu pronunciación para que hables confiado y seguro.

1. Escúchate a ti mismo

Si no puedes escuchar tus problemas de pronunciación es difícil saber lo que tienes que corregir. Puedes practicar grabando un fragmento de una conversación en inglés (nativo) e intentar leerlo y acabar a la vez que el hablante de la grabación. Repítelo una y otra vez hasta que consigas acabar a la vez que él.

2. Fíjate en la boca del hablante 

Para pronunciar los diferentes sonidos del inglés es útil fijarse en los movimientos que hace el hablante con la boca. Fíjate en la posición de sus labios y trata de replicar el movimiento delante de un espejo o una cámara.

3. Sumérgete en el lenguaje

Una de las claves para lograr precisión en la pronunciación del inglés es ser capaz de escuchar exactamente el sonido de las palabras. Esto es un trabajo difícil, pero puedes mejorar escuchando inglés todo el tiempo que puedas al día, a través de la música, las noticias en inglés, canales de radio, etc. En seguida empezarás a notar facilidad para entender las palabras y ver realmente cómo se pronuncian.

4. Pon atención a la entonación y el énfasis de las palabras

Una buena pronunciación va más allá de saber cómo se reproduce cada sonido. También es entender la entonación (subida y bajada de la voz) y el énfasis (partes de palabras o ciertas palabras en las frases suenan más alto o más claro que otras). Por ejemplo, la palabra introduce tiene el énfasis al final, sería algo así: in-tro-DUCE.

Hay veces que si cambias el énfasis puedes cambiar el significado. Prueba a pronunciar en alto present. Si dices PRE-sent, hablamos de presente, en este momento. Sin embargo, si dices pre-SENT, hablamos de un verbo que significa enseñar o mostrar. 

Existen ciertas reglas sobre el énfasis de las palabras. Aquí va una:

  • Los nombres de más de dos sílabas se enfatizan en la primera sílaba, mientras que los verbos de más de dos sílabas se enfatizan en la segunda.

Lee poemas, conversaciones y canciones en alto, concentrándote en la entonación y el énfasis de las palabras.

5. Haz más que leer y escuchar

Un error en el que caen muchos estudiantes de inglés y que les impide mejorar su pronunciación, es centrar todos sus esfuerzos en la parte del reading o listening. Es muy importante practicar el idioma, incluso sin tener una persona enfrente con la que practicarlo. Lee en alto, grábate audios hablando o incluso ¡canta en inglés en la ducha!.

6. Relájate y sé natural

Algunas veces ponemos demasiado empeño en intentar pronunciar cada sílaba y sonido perfecto. Esto puede perjudicar tu pronunciación. Las personas nativas no se preocupan por pronunciar cada vocal o sonido, ¡tú tampoco lo hagas!. Por supuesto tienes que esforzarte en pronunciar cada palabra correctamente. Sin embargo, ten en cuenta que tienes que hablar relajadamente para evitar tensar la boca y las cuerdas vocales al hablar.

7. Céntrate en la pronunciación por partes

Si tratas de corregir 5 ó 6 errores de pronunciación a la vez, pueden ser menos efectivos de lo que deberían. Lleva tiempo dominar la pronunciación de todos los sonidos del inglés. Céntrate solo en un par de partes clave de la pronunciación a la vez. Por ejemplo, th y r y concéntrate en ellos hasta que los domines antes de pasar a otros sonidos.

8. Practica con un compañero

Es evidente que la práctica lleva al dominio y siempre es mejor practicar con un amigo. Encuentra a alguien con quien practicar, bien en persona o también online. Practicar con un compañero te dará la oportunidad de aplicar todo lo aprendido y también aprender cosas nuevas de la otra persona. Además, ¡lo pasaréis bien!.

Recuerda que la mayoría de hablantes nativos no conocen cada regla de pronunciación, simplemente hablan teniendo en cuenta que suene bien. Con la práctica suficiente, conseguirás dominar la pronunciación de los sonidos. Muchos de estos consejos se pueden aplicar a otros idiomas. Ahora solo queda que los pongas en práctica.

Si quieres saber más sobre el inglés, no te pierdas nuestro artículo: 15 false friends importantes en inglés